Ofrecemos una solución innovadora y segura de gestión de dispositivos móviles para garantizar un acceso sin problemas a las redes móviles nacionales y garantizar la seguridad de sus usuarios finales.

Nuestra solución escalable y flexible se basa en las últimas tecnologías para abordar los problemas de los dispositivos móviles inseguros, la mala calidad de la red y la pérdida de ingresos para los gobiernos, mediante un mejor control de los teléfonos utilizados en el mercado nacional.

Trabajamos en estrecha colaboración con las autoridades nacionales de telecomunicaciones y los operadores de redes móviles para dar una respuesta eficaz a estos problemas que pueden derivarse de la importación ilegal o de la falsificación de teléfonos.